Saltar al contenido

Sustratos para acuarios

21 enero, 2019
Sustratos para acuarios

Mantener un acuario, además de ser una labor gratificante e, incluso, relajante, no deja de ser una ardua labor. Estar atento de los parámetros del agua, de la limpieza del acuario o gambario y del alimento de los animales son algunas de las principales actividades que debemos tener en cuenta.

Hoy, en este artículo, os hablamos sobre el sustrato para acuarios. Pero, ¿qué es?

El sustrato de acuario es la base sobre las que se asientas las plantas que habitan nuestro acuario, proporcionando sujeción y nutrientes para crecer.

Se encarga de las funciones vitales del medio que se produce en el acuario. Es el alimento de las plantas y sirve como refugio para peces, todo debido a las bacterias que habitan en él, que se encargan de descomponer los deshechos convirtiéndolos en nutrientes.

Esta descomposición/reducción transforma el óxido férrico (FeO₃) en óxido ferroso (FeO₂). La principal diferencia aparece en que la reducción provoca que las zonas negativas que residen en el fondo del acuario, atraen los iones positivos hasta que las plantas las absorben por las raíces.

Fases del sustrato

Antes de comenzar a relatar el ciclo que desarrolla el sustrato debemos dejar plasmadas varias advertencias:

  1. La grave tiene que estar lavada antes de introducirla en el acuario.
  2. Lavar sin jabón o detergente

Tendremos que dejar que pase aproximadamente un mes desde que incluimos el sustrato hasta que las bacterias se hagan con el acuario y los niveles de nitritos y amoniaco sean estables para la vida de los peces. Después de la primera semana podremos introducir las plantas para alcanzar un equilibrio en el agua junto a las bacterias.

Aparte de estas indicaciones, es bueno hablar de las distintas superficies que aceptan los acuarios debido a sus características:

  1. Grava estándar: La superficie más recomendada. Sus piedras pequeñas y redondeadas evitan que los animales se lesionen en su búsqueda por alimento o, como en ciertas especies, para enterrarse bajo la grava.

 

  1. Grava fina: De colores más claros que la grava estándar, puede suponer una causa de cambios de actitud en los peces. Tener colores claros en el fondo de nuestro acuario crea timidez en los animales, llegando a perder movilidad e intensidad en su coloración.

 

Para evitar esta situación, recomendamos comprar grava fina oscura. Un buen ejemplo es la gravilla de cuarzo negra.

  1. Grava roja: La de mayor tamaño y, por ello, supone un problema ya que, entre otras razones, los alimentos que alcanzan el fondo del acuario no ingeridos se quedarán anclados entre las piedras, pudriéndose y contaminando el agua.

 

  1. Arena de filtración: Comparándola con la arena de construcción es menos compacta dejando que el agua se introduzca y las raíces puedan crecer sin problemas.

 

Tipos de sustrato

            Los sustratos de las plantas que habitan nuestra pecera varían dependiendo de la composición mineral u orgánica y de la textura. ¿Cuáles son?

  1. Sustrato inerte. No se funden con el agua del acuario y, pues, no alteran los parámetros de pH ni gH, entre otros.

Es el tipo de sustrato más aconsejable para aquellas personas que se estén iniciando en el mundo de los acuarios. Su mayor problema es la imposibilidad de proporcionar alimento a la flora acuática.

El sustrato inerte se divide, a su vez, en:

  • Arena para acuarios. Sustrato con el grano de menor tamaño (grosor entre 0.5 a 2 mm). Esta clase de sustrato siempre es conveniente mezclarla con otro tipo ya que tiende a compactarse privando el flujo del agua.

 

  • Grava para acuarios. Con un grosor mayor del grano (2 a 5 mm), posibilita la corriente del agua dando cabida al intercambio de oxígeno, evitando la aparición de toxinas y aportando nutrientes.

A pesar de la carencia de poder aportar nutrientes a nuestras plantas, la grava de acuario es muy útil si la mezclamos con sustrato nutritivo de acuario fino, como sustrato único y como elemento decorativo.

  1. Sustrato de arcilla o laterita. Esta clase presenta alto contenido en nutrientes, especialmente en hierro y magnesio; además de ser recomendables por su carga negativa. Esta hace que polarice con las moléculas positivas como las que presentan los nutrientes mencionados ayudando a la flora a absorberlos.

Se aconseja utilizarla como tercera capa o juntarlo con el sustrato principal, ya que muestra una granulometría roja muy fina. En otro aspecto, utilizarlo como capa superficial supone la posibilidad de mantener durante mucho tiempo el agua turbia.

  1. Sustrato para acuario nutritivo. Son aquellos que modifican, o pueden hacerlo, los parámetros del acuario debido a su alto contenido en materia orgánica e inorgánica proporcionando alimento a las plantas.

 

Su granulometría es diversa, ya que encontramos sustrato de grano fino y pequeño, como en el caso de la arcilla, hasta los sustratos enriquecidos o tipo suelo. ¿Qué diferencias hay?

  • Sustrato enriquecido. Diseñado exclusivamente para las peceras plantadas. Consisten en una base de laterita y materia mineral y orgánica.

Se aconseja siempre mezclarlo con grava inerte, pero en la actualidad existen sustratos enriquecidos que se pueden utilizar como única capa; práctico, pero a la vez estético debido a sus colores marrones y negros terrosos.

Existen, incluso, algunos sustratos de esta clase que están programados para cambiar los parámetros del acuario y adaptarlos a los mejores niveles.

  • Sustrato tipo suelo. De longeva vida, contiene grandes cantidades de nutrientes, principalmente de hierro y carbón y materia orgánica, que libera CO₂, provechoso para que las plantas puedan desarrollar la fotosíntesis.

Este tipo de sustrato está diseñado para amantes de la acuriofilia avanzados, aunque avisamos que, durante la primera semana de empleo, el sustrato tipo suelo expulsará gran cantidad de nutrientes, pudiendo suponer un peligro para los peces.

Calcular la cantidad de sustrato para nuestro acuario

Es sencillo. Simplemente, tienes que hallar el volumen (largo x ancho x alto) de tu acuario, o el del que vayas a comprar y sustituyes el alto del acuario por el espesor del tipo de sustrato que quieres.

Muchas bolsas de sustrato nutritivo y grava para acuario vienen en litros. ¡Tenlo en cuenta!